Recomendaciones para escribir una carta de despido sencilla

Recomendaciones para escribir una carta de despido sencilla

¿Por qué una carta de despido?

La carta de despido, además de ser una correspondencia formal es a la vez, en la mayoría de los casos, un instrumento legal, de allí su enorme importancia en cuanto a una correcta redacción. Aquí, además de ciertos aspectos formales vinculados con la sintaxis, la gramática y todo lo que hace a una adecuada redacción, deben tenerse en cuenta aspecto vinculados con las distintas legislaciones laborales que existan en cada país. En determinadas legislaciones se exige, más allá de la carta, una comunicación fehaciente como lo son el telegrama de despido o una carta documento de despido.

Cualquier modelo de carta de despido estará, siempre, relacionado con el motivo que lleva a la cancelación del vínculo laboral con un trabajador. Los motivos que ocasionan despidos son múltiples y muy variados ya que las razones pueden ser atribuibles a conductas del trabajador, como mal desempeño en sus tareas, reiteradas faltas o llegadas tardes o algún otro tipo de falta grave que pueda dar lugar a la finalización de la relación laboral. Existen, también, causas que son atribuibles a la empresa, como la quiebra de la compañía, los procesos preventivos de crisis ante circunstancias graves que afectan el normal funcionamiento de la empresa, reducción de personal, etc. estamos aquí en presencia de lo que se denomina despidos sin causa.

En cualquier ejemplo de carta de despido será imprescindible tener en cuenta los motivos, ya que la carta de despido deberá contener de manera expresa las consecuencias de ley que provoca la cesación del vínculo laboral, nos estamos refiriendo que, si las causas no son atribuibles al trabajador, éste gozará de ciertas compensaciones como la indemnización y esto debe ser señalado en el texto de la carta.

¿Qué debe contener una carta de despido?

Aunque no es obligatorio hacerlo, las buenas prácticas indican que es necesario comunicar al trabajador que se va a proceder a su desvinculación de la empresa, esto suele hacerse a través del jefe inmediato o de la sectorial de personal, pero debemos tener perfectamente en claro que ningún despido puede hacerse de manera exclusivamente verbal.

Lo primero que debe contener la carta de despido es la fecha a partir de cuándo queda sin efecto el vínculo laboral. En ciertas legislaciones, en caso de despidos sin causa, suele haber un plazo entre la carta y la efectiva rescisión de la relación laboral, de manera tal que el trabajador pueda tomar acciones que le permitan reinsertarse en el mercado laboral.

Otro párrafo de la carta de despido debe estar dedicado a explicar los motivos por los cuales la relación laboral es dejada sin efecto. Este momento de la carta es primordial sobre todo si se trata de despidos con causa, ya que obviar mencionarlos puede ocasionar demandas de tipo judicial por parte del trabajador. Por supuesto que cuando hablamos de causas éstas deben estar, además de mencionadas, perfectamente comprobadas.

Generalmente una carta de despido, puede ocasionar un proceso de reclamación por parte del trabajador, que puede tener varias instancias, la vía sindical si se trata de un trabajador sindicalizado, reclamos ante las autoridades del Ministerio de Trabajo, encargado de velar por las correctas relaciones patrón – empleado y, por último, reclamos por la vía judicial. Es por esto que, generalmente, la redacción de este tipo de cartas queda en manos de los equipos de abogados de la compañía, ya que una si los argumentos que se esgrimen para disolver el vínculo laboral no son claramente demostrables, ante un reclamo por parte del trabajador puede provocar una resolución de tipo judicial que ordene la reinstalación del trabajador en su puesto de trabajo o que se disponga el pago de la indemnización si esta no hubiera estado contemplada.

Suelen existir coyunturas económicas adversas para las empresas en las cuales éstas realizan presentaciones ante las autoridades del Ministerio de Trabajo para éste, luego de analizar la verosimilitud de estas condiciones, habilite a la empresa a realizar un número determinado de despidos sin causa, con acuerdo del pago de una indemnización y algunos otros beneficios.

Es importante que en caso que las causas no sean atribuibles al trabajador, acordar con éste la entrega de cartas de recomendación o de referencia que faciliten el proceso de reinserción laboral. Existen casos de empresas que abonan a los trabajadores despedidos, cursos en consultoras que ayudan a los despedidos a reinsertarse en el mundo laboral.

La redacción de una carta de despido es una instancia complicada pero que debe ser abordada, sobre todo por aquellos que ocupan lugares de responsabilidad dentro de una empresa, teniendo en cuenta que estamos en tiempos de crisis globales que han afectado a numerosos puestos de trabajo. Esperamos que estas recomendaciones colaboren para realizar esta tarea, la de redactar una carta de despido, de la mejor manera posible.